Fotografía Corporativa | Pablo Tribello

Fotografía corporativa

Pablo Tribello | Fotógrafo freelance

Madrid | Barcelona

articulo fotografia corporativa

Índice de contenido

¿Qué es la fotografía corporativa?
Fotografía corporativa, una definición personal
Producción de fotografía corporativa vs banco de imágenes
Portfolio, ejemplos y referencias
Categorías de la fotografía corporativa
Presupuestos y precios del fotógrafo corporativo
Fotografía corporativa, estrategia y rentabilidad


¿Qué es la fotografía corporativa?

Fotografía corporativa se denomina al género de la fotografía comercial del que se sirven las empresas para comunicar sus productos, servicios, personal e instalaciones.

Fotografía corporativa, una definición personal

La fotografía corporativa es una representación gráfica de la imagen de marca que, a diferencia de otras como la ilustración, establece una conexión con su referente real. Habitualmente trata sobre un producto o servicio, así como suele presentar las instalaciones de una empresa o el personal que conforma el equipo profesional.

Producción de fotografía corporativa vs banco de imágenes

Existen múltiples maneras de servirse de la fotografía para transmitir la identidad de marca de una empresa a través de sus comunicaciones. Englobaremos el planteamiento que abordan las empresas a la hora de conseguir un contenido de calidad en dos grandes categorías para definir sus pros y contras:

  • Comprar fotografías de banco de imagen: En muchas ocasiones se busca una estrategia cortoplazista para realizar las comunicaciones de una empresa, adquiriendo fotografías de manera puntual en bancos de imagen genéricos con la idea de dar soporte a las infografías mediante imágenes genéricas que resuman a grandes rasgos el look & feel que se pretende transmitir.
    • Pro’s: Entrega instantánea e inversión mínima reducida, coste / unidad elevado – aproximadamente: 30€ / 1 fotografía
    • Contra’s: Único uso, posibilidad de que el cliente ya haya visto esa imagen en otra empresa, fotografía no adaptada a la identidad y coste por unidad muy elevado.
    • Recomendación: Utilizar para comunicaciones puntuales que no se hayan previsto.
  • Contratar a un fotógrafo corporativo freelance: Es el camino más frecuentado por las empresas por su rentabilidad económica, consiste en la producción de contenido propio de calidad en un shooting planificado que cubra las necesidades gráficas a corto, medio y largo plazo.
    • Pro’s: Contenido propio de calidad y adaptable, estética planificada, identidad de marca presente, coste por unidad reducido.
    • Contra’s: Plazos de entrega entre 24h y 5 días, inversión mínima más elevada – margen entre los 200 € y los 3.000 €
    • Recomendación: Planificar minuciosamente el contenido a producir y englobar en el shooting tanta diversidad estética y de contenidos como sea posible para reducir al mínimo el precio por categoría (retrato, instalaciones, etc.).

Portfolio, ejemplos y referencias

Es muy importante contactar con fotógrafos que entendamos que poseen atributos para el shooting en cuestión, no es necesario que veamos exactamente las fotografías que queremos producir, pero sí puede servirnos de guía un estilo de naturalidad o una estética determinada, a continuación os dejamos unas referencias de nuestro trabajo como fotógrafos corporativos para que podáis poner a prueba distintas ideas. 

Categorías de la fotografía corporativa

Dentro del género de la fotografía corporativa podemos encontrar distintas categorías que englobarían todo el contenido que una empresa necesita.

Nosotros agrupamos las categorías de la fotografía corporativa de la siguiente manera:

  • Banco de imágenes corporativo: Concepto general que hace referencia a todo el contenido producido por y para la empresa y lo podemos categorizar en:
    • Retrato corporativo: Retrato profesional realizado a los integrantes de una empresa, aquí podemos encontrar otra división entre el retrato a los profesionales que integran la empresa y el retrato a directivos. Es importante en términos estéticos diferenciar ambos contenidos ya que dichos perfiles necesitan de comunicaciones distintas.
    • Fotografía de instalaciones: Consiste en el reportaje fotográfico de las instalaciones/oficinas de una empresa, siendo tan variada la estética con la que se abordan estos reportajes como diversa es la tipología de espacios que el fotógrafo se puede encontrar. Podemos establecer como tónica que se suele mostrar tanto espacio como sea posible vía gran angular, así como se tiende a priorizar una look & feel limpio.
    • Fotografía de servicios o acción corporativa: Se entiende por fotografía de servicios o de acción corporativa a aquella que muestra la interacción de un empleado o directivo con un elemento o persona, siendo los ejemplos más habituales las simulaciones de situaciones de trabajo. Las situaciones más socorridas son las reuniones, individuales o grupales, y la manipulación de herramientas de trabajo o de documentos corporativos.

Presupuestos y precios del fotógrafo corporativo

Es uno de los grandes dilemas de una empresa una vez se ha llegado a la determinación de realizar una sesión de fotografía corporativa, habitualmente se pide presupuesto a varios fotógrafos corporativos freelance y sobre los documentos se escoge el el presupuesto que mejor se adhiere a la campaña, ahora, ¿cuál es el correcto? ¿cómo tenemos la certeza de que escogemos al mejor profesional?

A continuación enumeramos unas pautas para acertar en la elección.

  • La especialización: Es un factor clave tanto en el precio como en el resultado, no es la mejor idea escoger a un fotógrafo de otro ámbito, si hablamos de retrato corporativo no es una gran idea contactar con un fotógrafo que realice books en estudio, un fotógrafo freelance de retrato corporativo trabaja en localización y ha de ser rápido, ordenado y eficaz para no saturar a un directivo o un empleado y perder su naturalidad.
  • Información y planteamiento: Más importante que quedarse con el precio es entender el planteamiento, es posible que no podamos transmitir la información con precisión a los fotógrafos que contactamos y que el precio que nos indica se pueda ajustar a nuestra intención final. Llama al fotógrafo, transmítele de la mejor manera la información que tienes y escucha su planteamiento, lo habitual cuando un fotógrafo no entiende la información que le llega es curarse en salud.
  • Precios y rentabilidad: Una vez seleccionado y comprobado que el precio está ajustado a nuestro presupuesto y que cubre nuestras necesidades es importante tener en cuenta la cantidad y la rentabilidad. Muchos fotógrafos envían grandes cantidades de fotografías para convencer a la compañía de que se ha esmerado en la producción, pero de poco sirven 50 fotografías iguales, es preferible contar con 10 fotografías que pertenezcan a distintos planteamientos y que al mismo tiempo sean versátiles. Un precio de 500€ por una cantidad aproximada de 50 retratos no tiene porqué ser mejor que un precio final de 400€ por 10 retratos, por poner un ejemplo.
versatilidad retrato corporativo

Fotografía corporativa, estrategia y rentabilidad

La fotografía corporativa es un recurso más a la hora de dar soporte gráfico a comunicaciones, publicaciones, promociones, etc. Es por ello que se planifica anualmente, puntualmente, o una mezcla de ambas en función de las necesidades de la empresa. Lo cierto es que de cara a la producción de fotografías corporativas hay que coordinar y anticipar cualquier necesidad futura que se pueda plantear a nivel interno, teniendo en cuenta que siempre es necesario dejar cierto margen de acción cuando planificamos con el fotógrafo corporativo, de hecho si es un fotógrafo especializado en el sector de la fotografía de empresa será él mismo el que prepare un contenido que contemple posibles necesidades futuras.

Para conseguir un contenido con máxima rentabilidad que además se adhiera de forma precisa a una estrategia a corto y medio plazo os proponemos:

  • Buscar diversidad estética: Necesaria para cambiar el tono en las distintas comunicaciones, con una buena planificación no requerirá realizar dos producciones distintas sino realizar pequeños ajustes técnicos dentro de un shooting determinado.
  • Plantear la multifuncionalidad del formato: Cada soporte tiene sus propias reglas de estilo que es necesario cumplir con precisión, un retrato en primer plano, por ejemplo, puede funcionar con una relación de aspecto 2×3 vertical y 1x, pero no se verá bien en la cabecera de una entrevista que requiera un 3×2 horizontal, será mejor fotografiar un plano medio y aprovechar la resolución de una cámara full frame.


Artículos relacionados


Contacto