125 ANIVERSARIO | PALACIO DE LA BOLSA DE MADRID | LIBRO | FOTOGRAFO

125 aniversario | Palacio de la Bolsa de Madrid

Libro | Fotógrafo

 

Os presento el libro conmemorativo que he realizado para el grupo BME por el 125 aniversario de el Palacio de la Bolsa de Madrid. Aunque el edificio se creó en 1831 fue en 1893 cuando la reina regente María Cristina inauguró el Palacio de la Bolsa de Madrid, una obra del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas. Hoy en día sigue siendo un edificio con una gran actividad diaria en su interior pese a que la mayor parte de la plantilla se encuentra en su sede en Las Rozas, más de 70 empleados y varios medios de comunicación entran y salen todos los días. El contenido de este libro, si bien está fotografiado en el presente, tiene la mirada puesta en el pasado y especialmente en la perspectiva de futuro del edificio.

Paso a mostraros algunas de las fotografías que componen el libro y que con todo el respeto del mundo he realizado, más adelante os cuento los detalles de la realización del proyecto.

Portada libro fotógrafo
fotografía de interior
Fotografía de instalaciones
iluminación y composición
fotografía libro
Pablo Tribello
Fotógrafo Madrid
Fotógrafo editorial
fotógrafo freelance arquitectura
Sala Pasos perdidos
libro conmemorativo

Preproducción:

Diseño conceptual y planificación de la producción del material a través de la gestión de recursos y equipo humano. Esta fase es enormemente trascendental en la ejecución de cualquier proyecto, más si cabe un libro con dos co-autores principales que trabajan distintas disciplinas: texto y fotografía. Me gusta ver este tipo de encajes que se hacen en esta fase previa como si de un juego con una serie de reglas se tratara. A continuación os sintetizo tres reglas que me gustaría resaltar y que son fundamentales a la hora de entender el trabajo fotográfico que se ha hecho para este libro sobre el Palacio de la Bolsa de Madrid:

La primera regla: No hay una función de anclaje explícita del texto respecto a la fotografía, lo cual deja cierta independencia al lector en la interpretación del libro. Este margen si está bien construido es muy interesante para que el lector cree su propia historia conforme consume la obra. Por lo tanto, se da la existencia de distintos discursos dentro de cada medio. En el caso de la fotografía, elaboré una trama principal y varias subtramas en función del conocimiento del espectador. Siempre me ha parecido fundamental ser capaz de articular varios discursos perceptibles dependiendo del grado de conocimiento que tenga el espectador sobre el tema. En este caso, hay una trama principal, fácilmente perceptible, que realiza un recorrido fotográfico por las instalaciones, y dentro de esta trama principal hay subtramas que arrancan en detalles que sabrán apreciar quienes conozcan la historia del edificio. Pasa lo mismo con la propia fotografía, hay varios discursos metafotográficos basados en la composición, color e iluminación que se podrán distinguir en base al conocimiento del espectador sobre el propio medio fotográfico.

La segunda regla: Una misma relación de aspecto, pero distintas maneras de componer. Todas las fotografías (salvo la portada de cada capítulo) conservan un mismo formato, este es el 6×8, escogido por dar cierto margen al dinamismo en la composición, también al no ser tan estrecho como un 2×3 llena buena parte de la página y deja margen a la sangría, que se requería para la cómoda observación de las fotografías y de cómo terminan las líneas de las mismas. Pese a que todas las imágenes tienen un mismo formato, entre ellas cambia el soporte, habiéndose realizado en full frame digital y en formato medio analógico con película en color.

La tercera regla: El distanciamiento ocasional de la mera representación, del documento fotográfico, para buscar una narrativa metafórica. No solamente se ha hecho una recapitulación de las salas y espacios de el Palacio de la Bolsa sino que se ha realizado de una manera muy evidente una puesta en escena en contexto con la historia del edificio, queriendo resaltar su uso en el presente respecto a su utilidad en el pasado.

Producción:

Realizada a lo largo de dos semanas. Como si de un rodaje se tratara me serví de una planificación del contenido que realicé para cada día de trabajo. Esta planificación es necesaria a la hora de realizar cada toma con la luz más correcta, de posibilitar el acceso a determinadas salas, el permiso para fotografiar con humo, el alquiler de material o la organización con las actividades diarias del edificio así como con la grabación del vídeo promocional. Os dejo con el vídeo del proyecto, realizado por Pablo A. Mendivil (os recomiendo que visitéis su página web), no sin antes agradecer a todo el equipo de BME y de El Boletín su cariño y dedicación al proyecto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *